Facebook
Twitter
La magia del rio
2015.03.22.

Dentro del carpfishing podemos encontrarnos diferentes tipos de escenarios, como pueden ser grandes embalses, ríos o charcas. No es igual un embalse en el que todo su perímetro, es una playa sin ningún enganche y todo limpio, a otro lleno de piedras, arboles sumergidos y con mucha profundidad, o en el rio una pequeña presa con algún junco o espadaña sin apenas corriente, a un tramo con corriente, algas, arboles sumergidos, cangrejos…

Dentro de todas estas variantes me quedo con la última, ¿Por qué? os preguntareis. Creo que para un pescador el superarse no solo en cuanto a sus capturas, sino a las dificultades del propio escenario, dándole vueltas al “coco” para superar cualquier tipo de inconveniente que nos pueda presentar el escenario elegido.

Al igual que muchos de vosotros soy un apasionado del rio, semana tras semana el mismo puesto puede tener diferentes configuraciones, hoy puedes tener poca corriente, nada de algas y algún cangrejo y en apenas unos días el mismo sitio lleva una corriente muy fuerte, las algas han crecido un palmo y los cangrejos se han activado. Claro dentro de todo esto tienes que reaccionar rápido afrontando la nueva situación para ganar la partida.

Ni que decir tiene la importancia y la satisfacción de preparar y cebar un puesto, debido a la distancia que suele ser de más de 100km en algunos casos, la lucha con la corriente, con las algas, con los cangrejos a la hora de cebar y el sacrificio de ir a cebar a la mitad de la semana, andando hasta 20 minutos al puesto con el carro y los trastos a cuestas ya que los sitios a pie de coche no suelen ser buenos.

En 2015 hago 20 años en esta locura que te engancha llamada carpfishing. Siempre en mis salidas sean solo o acompañado intento aprender algo de los errores que cometo en otras sesiones o del que viene a mi lado aunque lleve poco tiempo pescando ya que siempre aprendes algo de todo el que te acompaña e incluso de los bolos.

Por poneros un ejemplo en dos meses de otoño del año 2012 pescando en un escenario con rocas, algas, corriente, troncos y un chopo caído en el agua, nuestra pesca era con plomos gripa de 130gr para la corriente con el clip y el cono puesto, hilo de 0,35, anzuelos del Nº 6 y boilies de 20mm, porque creíamos que era lo correcto en ese escenario. Pues nada más lejos de la realidad, tuvimos 19 picadas en los dos meses de la cuales sacamos solo 4 peces, perdiendo por enganches o roturas 15 de ellos.

Al año siguiente en las mismas fechas y mismo sitio los montajes los cambiamos, pusimos hilo de 0,40, anzuelos del Nº 4, los plomos de 170gr y pescando con el cono del clip casi fuera para que se soltase el plomo en la lucha con el pez, lo cual cambie después de dos salidas ya que en dos capturas no se soltaron los plomos, pasando a poner solo cinta de pva y pasta soluble en el plomo para que al lanzar y en el descenso hasta el fondo no se pierda y de esta manera el pez una vez que haya picado el plomo se perderá y se enganchara con la caña y el freno del carrete al sacar hilo y plomos traseros para que se peguen la líneas al fondo y a la hora de que estés luchando con el pez en la orilla no te enreden las líneas. La diferencia de este cambio 29 picadas y 27 peces a la moqueta.

Otra de las cosa que aprendimos fue en el puesto del chopo caído ya que cuando teníamos una picada salíamos corriendo como todos a clavar lo antes posible y en cuanto el pez sentía el plomo se enganchaba en las ramas del árbol.

Entonces cambiamos a plomo perdido y creíamos que sería la solución, pues tampoco os preguntareis ¿Cómo qué no?, pues no porque seguíamos saliendo corriendo a clavar y aunque el plomo ya no estaba al coger la caña y empezar a luchar con el pez este se giraba ala derecha enganchándose nuevamente. Por lo tanto cual era la solución, que cuando picasen en esa caña había que ir despacio a por ella y esperar a que el pez pasara el árbol hasta llegar al centro del rio y el carrete se lo habíamos dejado más flojo de lo normal y así hacemos desde entonces con resultados satisfactorios.

Este otoño siendo el tercer año en el puesto creíamos tener todo bajo control, pues no, me volvieron a ganar la partida otros dos peces, ya que empecé a meter una caña en la orilla de enfrente pegada a unas algas que han crecido este año y tendrán 1 metro de ancho por uno de alto, acabando la orilla en un barranco. Dos noches seguidas tuve una picada trasera que bajo el indicador hasta casi la pica, muchas veces sucede esto pero es la corriente o algún alga a la deriva pero ese día no había nada de corriente y al sacar por la mañana la caña salió sin el plomo.

Cuando pequéis así al recoger siempre sacareis el plomo porque va a la contra de la salida del clip y a pesar de no tener la capucha el plomo no se pierde excepto que enganches en algo. La noche siguiente me volvió a suceder lo mismo y ya me di cuenta de que eso no era normal. Durante la semana le estuve dando vueltas a la situación y cuando volví la siguiente noche puse como siempre el plomo con la cinta de pva y esta vez le metí la capucha unos 3mm y le puse pasta soluble en el plomo. A las dos de la madrugada tuve una trasera en la caña de enfrente y supe que era ella porque le cambie el sonido a la alarmas por si hacía lo mismo levantarme, me puse las botas y me fui hacia la caña y al momento picada, la satisfacción no solo era por haber tenido una picada era porque había aprendido la lección y las había engañado, ya que al estar la caña en la otra orilla el pez no tira para adelante ya que no hay para donde ir y la postura esta encajonada en un hueco con algas y no debería de ir ni a derechas ni a izquierda, entonces lo único que le queda es venir hacia nosotros y de esa manera sueltan el plomo se quedan parados hasta que se desclavan ya que están algunos pinchados y de vez en cuando repetimos peces.

En la forma y manera de cebar también hemos cambiado desde que empezamos hasta ahora ya que antes echábamos mucha semilla, engodo y algún boilie en 16mm y solo el día que nos íbamos ya que estaba lejos de donde vivimos. Ahora cebamos el día que nos vamos y el miércoles, de cebo boilies en 20,24 y 30mm solo sin semilla ni engodo y os explico el porqué. Antes teníamos 2 o 3 picadas en toda la noche o alguna al amanecer, durante el resto del día nada el puesto es una tabla que tiene presa arriba y abajo no deja de ser un circuito cerrado, lo que significa que cuando un pez pica los que hay por la zona se van ya que pasan de 2 a 3 horas hasta la siguiente picada en las noches “buenas”. Al principio salían peces de 3 o 4kg al pescar con semillas y boilies de 16mm. Ahora mis cebos son de 24mm con un maíz de goma o de 30mm equilibrados, las picadas siguen el mismo patrón pica una y varias horas sin ninguna más pero el peso de los peces al meter estos cebos ha subido considerablemente.

Dentro de nuestros cebados siempre echamos boilies aunque haya algo de cangrejos pero que no llegue a ser una plaga y los cebos los dejamos secar hasta un mes o incluso más ya que luego al entrar en contacto con el agua se vuelven a hidratar. En acción de pesca cuando lanzamos una caña algún boilie en 24 y en 30mm y por supuesto mi cebo favorito que uso en todos los sitios y en todas las estaciones del años los solubles, no me falta nunca hasta en la malla al lanzar le meto 5 de ellos.

Espero que os haya valido para algo alguna de estas explicaciones para que alguno de vosotros las llevéis a cabo y si no habéis pescado en rio en estas condiciones os lo recomiendo es brutal.

Un saludo y buena pesca.

 

Jose Rey

Comentarios
Para enviar un comentario es necesario registrarse
Anuncio